‘Ciberbulling’, el acoso invisible

NOTICIA.. malagahoy.es /C. Fernández · L. Ch.

Los casos de maltrato físico y psicológico bajan en los colegios  · Ahora lo que preocupan son las agresiones a través de la Red

La modalidad de acoso entre los escolares está cambiando. Si antes lo predominante era el físico, verbal o psicológico, ahora estas prácticas han cedido paso al ciberbulling, el acoso que se realiza a través de las redes sociales y las nuevas tecnologías. “Es el acoso invisible, las 24 horas al día, los 365 días del año, para mí es mucho más grave que el anterior”, comenta José Antonio Binaburo, excoordinador de la red andaluza Escuela: espacio de paz y promotor en la última década de las políticas de convivencia que han puesto a Andalucía en cabeza respecto al resto del país.
Aunque no hay estadísticas que reflejen la cantidad de menores expuestos a estas prácticas, el curso pasado se denunciaron ante la Delegación de Educación de Málaga seis casos de ciberbulling. “Cuando el alumno lo dice es posible que lleve mucho tiempo padeciéndolo y cuando lo manifiesta es porque ya no puede aguantar más”, añade Binaburo, preocupado por la falta de herramientas para “enfrentar” este tipo de acoso, que “no tiene que pasar en el centro escolar”, además de destacar lo complicado de localizar la fuente de la agresión.
Explica este experto que las nuevas tecnologías pueden llevar aparejados estos peligros y por ello hay que comprender bien no sólo las ventajas que aportan sino también los riesgos. “Las familias tienen un papel muy importante porque en casa se producen muchos casos de ciberbulling“, dice Binaburo, que considera que “tan importante es controlar el botellón como la sala del ordenador, no hay que creer que un chaval que está bebiendo en la calle tiene más riesgo que uno que se queda en casa frente a la pantalla”.
La brecha digital entre padres e hijos hace también que, en ocasiones, le resulte muy complicado a los adultos conocer de dónde viene y cuál puede ser el problema. En los casos más graves de ciberacoso debe actuar la policía científica. “Hemos tenido casos de envío de fotografías inapropiadas, aunque muchas veces lo hacen en la inconsciencia de no saber los riesgos que supone colocar una foto en la Red”.
El ciberbulling no entiende de sexos, así que se da igualmente en chicos que en chicas, a pesar de que aún se ha investigado muy poco en esta línea. Lo que sí destaca Binaburo nuevamente es que “baja el acoso clásico, cada año hay menos casos, pero lo que preocupa ahora es este tipo de agresión en las redes sociales”. El psicólogo José María Carrasco alerta de que las redes sociales se convierten en auténticos foros de opinión y son escenarios de insultos y falsos comentarios. “El daño que producen es irreparable y genera en las víctimas dificultades de comunicación asertiva”, asegura.
Continua la lectura de “‘Ciberbulling’, el acoso invisible”