Nadie hizo nada por Pauline. Acoso Escolar.

EL MUNDO.ES

Juan Manuel Bellver (corresponsal) | París.

Se llamaba Pauline, tenía 12 años y vivía en el pequeño pueblo francés de d’Eleu-dit-Leauwette, vinculado a la municipalidad de Lens, en el departamento norteño de Pas-de-Calais. Su nombre ha saltado a la primera página de todos los diarios del Hexágono desde que, el pasado lunes, a las 23.40 horas, se suicidara pegándose un tiro con la escopeta de caza de su padre.

Al parecer, la chica estaba aterrorizada por la vuelta a clase tras las vacaciones navideñas, que en Francia se produce el 3 de enero puesto que no se celebra la festividad de los Reyes Magos.

“¿Qué pudo haberle quitado las ganas de vivir?”, se interrogaba ayer el diario ‘La Voix du Nord’. A pesar del escrupuloso silencio que guarda la Fiscalía de Béthune en este caso, la familia ha filtrado que la joven suicida dejó una carta de despedida en la que declaraba no soportar más el acoso escolar y reafirmaba su inquebrantable amor por sus padres, que están recibiendo estos días atención psicológica.

‘La madre acusa al director del centro de omisión del deber de socorro y difamación’

Absolutamente destrozada, la madre de Pauline acudió el martes a la comisaría de Lens-Liévin para presentar una denuncia contra Pascal Decaix, el director del colegio Jean Jaurès de Lens, donde la chica estaba escolarizada. Le acusa de omisión del deber de socorro y de difamación. Para el primero de estos cargos, que es un delito tipificado en el Código Penal galo, se contemplan penas de hasta cinco años de prisión y multas de hasta 75.000 euros.

“Un certificado médico fechado en noviembre pasado declaraba que Pauline había sido golpeada y arrastrada por el suelo por una banda de escolares. Pero había más que eso: a Pauline la escupían en la cara, la empujaban por las escaleras, le quitaban la silla cuando se iba a sentar en la cantina… Fuimos a hablar cuatro o cinco veces con su profesor principal y éste nos dijo que todo estaba resuelto, que los responsables no lo harían más. También nos reunimos en diciembre con el director. El lunes 2 por la noche, nuestra hija le confesó a su hermano que tenía miedo de volver a clase y que no quería ir de ningún modo”, declaró la madre entre lágrimas a la cadena televisiva LCI.

Víctima de una pandilla de adolescentes

El director del centro escolar, por su parte, ha afirmado a AFP que la chica estaba perfectamente integrada en el colegio y que “nada hacía presagiar semejante drama“. Sin embargo, los padres fueron ayer a la salida de clase para solicitar a todos los alumnos que hubieran sido testigos de los malos tratos sufridos por Pauline que testificaran ante la policía y que aquellos que sufrieran acoso no se callaran y lo denunciaran.

‘La joven fue golpeada y arrastrada por el suelo por la pandilla que la acosaba’

Continua la lectura de “Nadie hizo nada por Pauline. Acoso Escolar.”