“Los jóvenes expuestos a la violencia suelen ser más agresivos con sus compañeros”

Noticias de Navarra.

Francisco medina defiende en la upna una tesis sobre el acoso y violencia en las aulas.

El acosador suele ser impulsivo y tiene escaso interés por los estudios mientras la víctima es insegura y se la ve como ‘pelota’.

pamplona. “Chico, con pocos logros académicos, que tiene un temperamento impulsivo, incapaz de aprender de la experiencia y del castigo, sin sentimiento de culpa, que quiere llamar la atención para ganarse el respeto de los demás y que se apoya en amigos de igual comportamiento”. Así dibuja al alumno acosador Francisco Medina Herrera, licenciado en Sociología por la Universidad Pública de Navarra y autor de una tesis sobre el problema del acoso y la violencia escolar en los centros educativos de Secundaria de Navarra. El trabajo también concluye que “los jóvenes expuestos a la violencia de forma regular tienen más probabilidades de mostrarse agresivos con sus compañeros y de usar la violencia como método aceptable para resolver conflictos”.

La investigación, defendida en la UPNA y a la que se otorgó la calificación de apto cum laude, es el resultado de una muestra realizada a 732 estudiantes de 19 centros en la que también se recogen testimonios de varios jefes de estudios. El trabajo se centra en los estudiantes de Secundaria porque es al inicio de este ciclo cuando comienza la entrada a la adolescencia, periodo en el que los comportamientos, como la violencia, se expresan de forma intensificada.

¿Qué factores influyen? El acoso escolar, explica Medina, “es una violencia que se produce en las escuelas entre los propios estudiantes”. No sólo hace referencia a los ataques físicos sino a también a “otros comportamientos de hostigamiento e intimidación en los que cuenta el maltrato verbal y la exclusión social”. En el acoso escolar siempre existe una desigualdad de poder que se prolonga durante un largo periodo de tiempo y de forma recurrente.

La investigación identifica las variables que influyen en el acoso escolar como la familia, clase social, entorno residencial, exposición a los medios de comunicación, la inmigración, género, edad o rasgos físicos. En cuanto a los medios de comunicación, destaca a la televisión, “donde se presentan en numerosas ocasiones modelos de conducta carentes de valores y se justifica socialmente la violencia como medio para conseguir un fin”. Sobre la inmigración, Medina afirma que “el que estos alumnos sean diferentes puede provocar ataques xenófobos contra ellos, pero esa situación de inferioridad frente a sus compañeros puede convertirlos en agresores para dar salida a esa frustración”.

La tesis también analiza nuevos fenómenos de acoso escolar surgidos por las nuevas tecnologías (ciberbulling) o el papel que juega la sociedad en la creación de valores. “Los jóvenes expuestos a la violencia de forma regular tienen más probabilidades de mostrarse agresivos con sus compañeros y de usar la violencia como método aceptable para resolver conflictos”, asegura.

Perfil de acosador y víctima Uno de sus objetivos era conocer los factores de riesgo que influyen para llegar a convertirse en acosadores, algo “esencial” para poder elaborar estrategias de prevención. La tesis concluye que los acosadores “suelen tener una fuerza física mayor que sus víctimas y se aprovechan de ella para llevar a cabo la intimidación”. Muestran un escaso interés por el estudio y no les preocupa que su mal comportamiento pueda afectar a sus calificaciones y futuro; suelen tener antecedentes previos de violencia por su temperamento impulsivo y son incapaces de ponerse en el lugar de los demás por su falta de empatía.

En su opinión, el agresor busca ganarse el respeto y el reconocimiento de los demás porque cree que, con su comportamiento, va a conseguir ser más popular. Además, sus amigos se suelen comportar de forma similar o tienen algún tipo de comportamiento antisocial. El grupo se forma en ocasiones sobre procesos de victimización que refuerzan su conducta e identidad propia. “Los adolescentes dan mucha importancia a estar integrado en un grupo de iguales y, si éste adopta conductas violentas, los miembros se suman para sentirse aceptados”.

Por su parte, la víctima, que también son más chicos que chicas, suele mostrar una debilidad aparente u otro tipo de defecto que suponga una diferencia con respecto al resto del grupo y que pueda ser ridiculizada por los agresores. La mayoría son buenos estudiantes, se les ve como “pelotas” y deciden atormentarlos para que cambien su comportamiento. El estudio también destaca que las víctimas son personas inseguras, que no responden a las agresiones, lo que el acosador aprovecha. Tener una pequeña red de amigos también suele ser determinante para ser víctima, ya que es menos probable que reciban ayuda.

Anuncis

Acoso escolar homofóbico. Solos ante el peligro

Hace solo unos días, 653 adolescentes y jóvenes lesbianas, gais y bisexuales han alzado su voz y nos han hablado del acoso homofóbico que han sufrido en sus escuelas. ¡653!  El 43% de ellos nos ha dicho que tuvo la idea de acabar con su vida; el 35% llegó a planificar dicho suicidio; el 17% lo llevó a la práctica. Algunos en varias ocasiones. Repasad las cifras… repensad las cifras…

Estas cifras son personas y para estas personas romper el silencio no ha sido fácil. El 82% ni siquiera llegó a contar a sus familias el calvario que estaban o están padeciendo. Un calvario que han “merecido” por ser o por parecer. Y ahora se han atrevido a romper esa ley terrible de silencio impuesto para participar en el estudio “Acoso escolar homofóbico y riesgo de suicidio de adolescentes y jóvenes lesbianas, gais y bisexuales” , presentado esta semana por la FELGTB y COGAM. En este informe terrible, demoledor, contundente como un puñetazo en la boca del estómago, han participado chicas y chicos de entre 12 y 25 años de 129 municipios españoles. Y son sólo la punta del iceberg… Nos dicen que en las escuelas españolas se maltrata cruelmente a quienes no se ajustan a las normativas de género. Al chico que parece poco masculino. A la chica que se percibe como escasamente femenina. A quien mueve la mano más de la cuenta. A quien se enamora de la persona equivocada. Se les maltrata.

Hay que leer ese estudio. Es preciso escucharles, atender sus relatos de horror, de impotencia y de rabia. Quienes tienen la responsabilidad de educar -que no simplemente enseñar- no pueden ignorar un documento como este: deben conocerlo, sacar conclusiones. Tal vez así el Ministerio de Educación no suprima la lucha contra la homofobia del currículo escolar. Tal vez así las Consejerías desarrollen planes urgentes de combate de una lacra que deja cada año muchas víctimas mortales. Tal vez así, el profesorado se dé cuenta de que no se puede mirar hacia otro lado: el 11% de estos chicos afirma que su acosador, su verdugo, fue, es… alguno de sus profesores… (“¿No eres gay?, cámbiate en el vestuario de chicas”, le espetó un profesor a un alumno acosado).

Con estos datos en la mano se confirma la hipótesis del estudio: el acoso escolar homofóbico genera unos sentimientos de desesperanza que llevan con frecuencia a la ideación, la preparación y el intento de suicidio. Según estudios recientes, el 60% de los alumnos gais o bisexuales sufre violencia homofóbica en las escuelas. Si un 17% de estos llega a intentar quitarse la vida, ¿cuántos lo logran? ¿De qué cifras terribles estamos hablando? Ningún estudio sobre suicidio en España estudia la variable de acoso escolar homofóbico en profundidad. Y, sin embargo, los resultados de esta investigación fundamental muestran indicios de que ese acoso específico podría ser una de las principales causas de suicidio entre jóvenes en nuestro país.

En esta España avanzada legalmente y -parece ser- socialmente, sigue existiendo un agujero negro en la igualdad real. El hecho de que Aída, la popular serie, tenga en Fidel, un adolescente gay, a uno de sus protagonistas no debe engañarnos. Para los niños y adolescentes sigue siendo un martirio ser o parecer diferentes en cuestión afectivo-sexual. No hay una estructura que les proteja, que les diga que estén tranquilos, que aprendan a conocerse sin despreciarse a sí mismos, sin miedo a ser rechazados, sin pánico a perder el afecto familiar. En la escuela perciben un silencio vergonzante, un omnipresente “maricón” como el peor de los insultos, perciben una relajación -léase pasividad-  pavorosa ante la broma o la agresión por homofobia.

Ante estos datos, ante estos gritos de angustia, se dice con frecuencia que los niños son crueles por naturaleza, que cualquiera que es diferente lo pasa mal… Eso es seguir echando tierra sobre un asunto incómodo: lo cierto es que el acoso homofóbico es una suma de estigmas: al estigma de ser víctima se suma el estigma inconfesable de ser evidenciado como homosexual o bisexual. Y, además, -y esto no sucede en la mayoría de los motivos de acoso-   se suma el miedo, en ocasiones insuperable, a que la familia conozca el motivo del bullying.

Un simple ejemplo ilustra esta diferencia. Han coincidido en el tiempo este estudio que comentamos y otro de la OCU sobre acoso escolar en general. En este último, el 11% de las personas que reportaban haber sufrido acoso habían ideado el suicidio. En el que nos ocupa, centrado en acoso escolar homofóbico, esta suma asciende al 43%. Las cifras están allí, tozudas, no es lo mismo… Seamos sinceros: en nuestra sociedad no tiene la misma categorización ser un niño diferente por muchos motivos que ser un niño que posiblemente llegue a ser gay, bisexual, lesbiana… o transexual… Nos falta por hablar de los/las menores transexuales, cuya situación es, todavía, de mucho mayor abandono.

Esto es lo que hay, guste o no guste, nos enfrente o no a contradicciones ideológicas. ¿Qué piensa hacer ante tanto sufrimiento, señor Wert? ¿Para cuándo una legislación precisa que proteja sin ambigüedades las diferencias afectivo-sexuales?, ¿cuánto va a tardar en desarrollarse un plan urgente de prevención del acoso homofóbico y del riesgo de suicidio?, ¿cuándo se va a formar al profesorado para que sea capaz de comprender que en las aulas, en todas las aulas, la diversidad afectivo-sexual es una realidad?

Un 24% de los escolares sufren acoso en las aulas

dirigentesdigital.com

Los chiquillos no pueden ser víctimas de apodos, ultrajes, mofas, chantajes, empellones, puntapiés, porrazos. Nunca y mucho menos durante largas temporadas. Los casos de asedio escolar empiezan ya a conocerse.

CLEMENTE FERRER, PRESIDENTE DEL INSTITUTO EUROPEO DE MARKETING

Hay más sensibilización ante un caso que estremeció a la sociedad vasca, lo que le sucedió al pequeño Jokin,  el adolescente de Hondarribia (Guipúzcoa) que a lo largo un año soportó alfilerazos y desdenes por parte de sus compañeros del colegio hasta que dispuso inmolarse en el año 2004. Tenía 14 abriles.

También, otros críos son el muñeco de sus condiscípulos que los tratan con crueldad. Los efectos resultan demoledores. El acoso escolar, según el estudio Cisneros,  apunta a una proporción que se alza en el 24%. La comunidad docente admite este horripilante estigma, según diversas investigaciones.
«Cualquier cifra es elevada. Da igual que sean mil o cien, mientras exista un niño que lo sufre es suficiente», dice Ferran Barrí, presidente de la asociación SOS Bullying. “No debemos confundir una pelea entre alumnos con el acoso sistemático y duradero». El maltrato escolar supone lesionar, física o pisicológicamente, a un niño de forma incesante en el tiempo. Desde carcajearse y hostigarle, hasta atizarle collejas y puntapiés, maltratarle o aguijonearle. La sutileza del perseguidor, cuando desea hacer extorsión, es inmensa.  El asedio escolar se da más entre los  adolescentes, aunque también se produce en edades más tempranas, entre los 8 a 15 años.
Las secuelas sobre los torturados resultan letales. El trasnoche; espasmos y vómitos en el desayuno. El síndrome del domingo es terrible; se sienten amargados, se exasperan fácilmente y se acongojan al pensar que tienen que reanudar las clases.  El ciberacoso, que emplea las nuevas tecnologías, es enormemente nocivo, denigrante y punzante. Es un permanente maltrato por medio de mensajes, o imágenes, que se cuelgan en las redes sociales. No hay sitio alguno donde el niño se pueda refugiar. A los perjudicados les cuesta contar estas trágicas torturas. Quedan intimados, constreñidos, aplastados psicológica y socialmente.
Por todo lo expuesto a los padres se les aconseja que tengan una cierta comunicación con sus hijos y rodearles de afecto, para que puedan contar sus sufrimientos.

Natalia Jiménez, de La Quinta Estación, sufrió acoso escolar

Univision.com

La cantante del grupo español se encuentra en Puerto Rico, donde actuará en los próximos días. Allí, en un videochat en elnuevodia.com, se sinceró sobre temas tan personales como el abuso que sufrió de pequeña en el colegio.

La cantante del grupo español se encuentra en Puerto Rico, donde actuará en los próximos días. Allí, en un videochat en elnuevodia.com, se sinceró sobre temas tan personales como el abuso que sufrió …

“Mi niñez fue pintoresca, tuve un poco de todo. Me ‘caía’ mucho en la escuela, demasiado, todavía tengo pesadillas con mis compañeras del colegio. Si alguna de ellas me está viendo… aún me acuerdo de ti y de toda tu familia. Porque aunque la gente diga que eso se supera, no se supera. Yo no lo he superado, pero bueno sobreviviré”, contó en tono de broma. Donde adoptó un tono más serio fue al hablar sobre la maternidad. La artista confesó que tener hijos no está entre sus prioridades y que le molesta que le pregunten constantemente por ello. “Es que es un coñ@#%. La verdad que esas preguntas son un poco pesadillas. Siempre están esperando que las mujeres tengamos hijos y nos casemos, y sea nuestra única meta en la vida. Ahora mismo la economía no está para que tengamos tantos hijos, para que la mujer no trabaje. Me parece que la economía está para que la mujer trabaje, el hombre trabaje y traten de sobrevivir. Es una cosa de cada uno, hay gente a la que le encantan los niños y obviamente es una bendición tener un hijo, pero para mí es algo secundario”, señaló. Está claro que de momento se conforma con su novio – y también agente – Daniel Trueba, de quien admitió estar muy enamorada, y a quien reconoció como ‘su pareja ideal’.

Deja un muerto, Un tiroteo en un escuela de EEUU

Noticia Terra.com

Un joven de 17 años, presuntamente víctima de acoso escolar, disparó contra sus compañeros en una secundaria de Estados Unidos, lo que dejó un saldo de un muerto y cuatro heridos.

El atacante, de quien no se reveló el nombre por ser menor de edad, abrió fuego alrededor de las 7:30 horas en la cafetería de la Chardon High School, en esta pequeña localidad del estado de Ohio, cuando los estudiantes se preparaban para ingresar a sus salones, según informaron las autoridades.

El agresor fue detenido posteriormente.

El jefe de Policía Timothy McKenna confirmó la muerte de un joven identificado como Daniel Parmertor, de 16 años, quien estudiaba en una escuela cercana y esperaba en la cafetería por un autobús cuando comenzó el ataque.

“Estamos impactados por esta tragedia sin sentido”, dijo la familia Parmertor en un comunicado. “Danny era un chico brillante que tenía por delante un futuro brillante”, añadió.

Danny Komertz, de 15 años, testigo de la balacera, declaró que, al parecer, el atacante tenía como blanco a un grupo de estudiantes que estaban en una mesa de la cafetería y el que murió estaba tratando de resguardarse debajo de ésta.

“Lo vi apuntando un arma a unos pasos de mí hacia una mesa donde había otros cuatro chicos”, narró el testigo y agregó que el joven armado efectuó en ese momento dos disparos.

Otro alumno, que habló bajo condición de anonimato, contó a la cadena MSNBC que al principio creyó que los tiros eran petardos.

“Luego vi a un pequeño grupo salir corriendo. Me puse a correr y detrás mío alguien gritó ‘al suelo’. Y escuché los disparos”, explicó.

Alumnos del colegio, con una matrícula de mil 100 estudiantes, describieron al atacante -que algunos identificaron con el nombre de T.J. Lane- como un joven “marginalizado” y víctima de malos tratos por parte de otros compañeros. Éste incluso había difundido mensajes alarmantes en Facebook y Twitter.

Tras el tiroteo, vehículos de emergencia se desplazaron al lugar mientras los estudiantes salían del edificio para reunirse con sus padres. Las clases en el distrito escolar fueron suspendidas.

El tiroteo en Ohio es el peor en una escuela secundaria de Estados Unidos en 11 meses y el más grave desde 2007 en el estado, según el Centro Brady para Prevenir la Violencia Armada.

Los niños que manifiestan conductas homosexuales sufren tres veces más acoso escolar

noticia de Infancia Hoy.com

España, 18 feb, Agencia Infancia Hoy.-Así lo ha dado a conocer hoy en Salamanca el magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska, que ha participado en el curso de la Universidad “¿Por qué aún no hemos alcanzado la igualdad?”.
Grande-Marlaska, que ha centrado su ponencia en “el acoso escolar por razón de orientación sexual”, ha explicado a los medios de comunicación, que en este momento existen “porcentajes importantes” de acoso escolar tanto en España como en otros países de la Unión Europea.
Según el magistrado, los casos de acoso escolar, no sólo por la orientación sexual, que acaban en suicidios de jóvenes “son importantes”, aunque no ha precisado más.
El acoso a los homosexuales se da igual en mujeres que en hombres, ha destacado el juez quien ha resaltado a la vez que “es verdad que hay más casos de hombres, pero también porque hay más casos públicos de la orientación sexual de los hombres que de las mujeres”.
España, ‘un país avanzado’ Respecto a la legislación en esta materia, Grande-Marlaska ha señalado que “somos un país bastante avanzado en cuanto a la defensa de las minorías”, aunque desde el punto de vista social, a su juicio, “aún hay que dar muchos pasos para que la igualdad sea realmente efectiva”.
El magistrado ha considerado que “estamos en camino de conseguir la igualdad de todas las personas independientemente de su condición, pero hay que seguir batallando”.
Una batalla que en su opinión debe centrarse particularmente en los adolescentes, ya que son “personas que están en crecimiento, en desarrollo y en formación, y en este sentido son los que necesitan más ayuda para poder realizarse y desarrollar su propia personalidad”.
Por ello, ha agregado que los más afectados por el acoso sexual son “personas jóvenes que están en desarrollo y lo que necesitan para reafirmarse es un respeto a la libertad de cada uno”.
El acoso escolar a los jóvenes que manifiestan conductas homosexuales es tres veces superior que el que padecen el resto de los niños y adolescentes en las escuelas o institutos españoles.

Grande-Marlaska cree que la falta de tolerancia que da como resultado el acoso se puede solucionar desde los colegios impartiendo asignaturas “se llamen éstas como se llamen” que promuevan el respeto hacia las diferencias de los demás.

Nou de cada deu casos d’assetjament escolar no es detecten

Ana Isabel Martínez – Redacción Aprendemas.com

Santiago de Compostel · la acull el XXV Congrés Nacional de la Societat de Pediatria Extrahospitalària i Atenció Primària, en el qual aquests professionals demanen més temps en les seves consultes per poder detectar possibles patologies, ja que la majoria dels nens que pateixen assetjament escolar per part d’altres companys, romanen en el silenci.

L’assetjament escolar és un dels problemes socials més difícils de detectar. I és que el 90% dels casos romanen ocults, segons alerta la Societat Espanyola de Pediatria Extrahospitalària i d’Atenció Primària (SEPEAP). Tal i com publica Europa Press, l’entitat assegura que amb prou feines es notifica el 10% dels casos. Per això, els pediatres avisen d’un augment de les patologies psicosocials i reclamen poder disposar de més temps en cada consulta per poder detectar-los i abordar-los en el marc del XXV Congrés Nacional de la Societat de Pediatria Extrahospitalària i Atenció Primària, que s’està celebrant a Santiago de Compostel des d’aquest dijous i fins diumenge que ve dia 16.

Jesús García Pérez, pediatre i membre de la SEPEAP, ha reconegut que l’assetjament escolar “sempre ha estat aquí, però ara es notifica més i es denuncia més”, però ha matisat que tot i així “es notifica poc”. El 10% de les denúncies atenen agressions físiques “més entre nois que entre noies” i un 30% ha de amb l’assetjament verbal, com insults i intimidació.

Llegir més..