Trabajan diputados en Reforma a Ley de Educación ante bullying.

once.tv

Los centros educativos tendrán la obligación de poner medidas para prevenir y sancionar conductas violentas entre el alumnado.

Actualmente en México 25% de los niños que cursan la primaria son víctimas de
violencia y acoso escolar, fenómeno conocido como bulling.

“Pareciera que
en México es tabú, hablar de violencia escolar, existe, pero nadie se atreve a
reconocerlo, el espíritu de esta ley es prevenir, sancionar, y erradicar la
violencia y el acoso escolar, con esta ley se garantizará un ambiente libre de
violencia en las escuelas”, comentó María del Rocío Corona Nakamura, diputada
del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En la Cámara de Diputados
se trabaja en una Reforma a la Ley General de Educación por la cual se establece
que los centros educativos tendrán la obligación de establecer medidas para
prevenir y sancionar conductas violentas entre el alumnado.

“Es preciso
que en las escuelas lleven un registro en los expedientes de cada alumno, de los
reportes levantados por conductas de bulling, que se debe informar de manera
inmediata y constante al padre o tutor del alumno, es una realidad que muchos de
los casos el camino a la escuela se ha vuelto peligroso, nos vemos a la salida,
es la amenaza que se hace en la escuela y se consuma en la calle”, señaló María
del Rocío Corona Nakamura.

En México, de acuerdo con estimaciones de la
Procuraduría General de la República (PGR), uno de cada seis niños víctima de
bullying se suicida, tan sólo en 2000, 190 menores de edad se quitaron la vida
como consecuencia del acoso escolar.

“A partir de esta reforma, generar
en las escuelas actividades de capacitación y orientación al personal docente y
de apoyo para la prevención y atención del acoso y violencia escolar y la
aplicación de medidas disciplinarias, es urgente conocerla magnitud del problema
para erradicarlo”, indicó la diputada del PRI.

La reforma establece en su
Artículo 36 Constitucional, la obligación de las autoridades educativas
salvaguardar la integridad física y psicológica de los alumnos y cuando sea
necesario, los directores y maestros podrán solicitar a las autoridades
municipales y estatales, tomen las medidas pertinentes para garantizar la
seguridad en los alrededores de los planteles

 

Crítica de una presentadora de TV contra el acoso revoluciona redes sociales

lainformacion.com

La airada crítica que una presentadora de un canal de televisión local de Wisconsin (EE.UU.) hizo en directo contra el “bullying” o acoso escolar ha recibido ya más de siete millones de visitas en tres días en el portal de Internet Youtube.

Washington, 5 oct.- La airada crítica que una presentadora de un canal de televisión local de Wisconsin (EE.UU.) hizo en directo contra el “bullying” o acoso escolar ha recibido ya más de siete millones de visitas en tres días en el portal de Internet Youtube.

El video, de 4,20 minutos de duración, fue colgado el pasado martes, después de que la presentadora del noticiero matinal del canal WBKT, Jennifer Livingston, respondiera en directo al correo electrónico que había recibido de un telespectador que le criticaba su sobrepeso.

“A todos los niños que se sienten perdedores, que lidian cada día con su peso, con el color de su piel, con sus preferencias sexuales, con sus incapacidades, incluso con el acné de su cara: no permitan que sean los “bullies” (acosadores) quienes los definan”, manifestó Livingston.

Además del sorprendente número de visitas cosechadas en Youtube, la presentadora ha recibido durante los últimos días miles de mensajes de apoyo en Facebook y por correo electrónico, según anunció ella misma, que también aseguró haber recibido peticiones de emisoras de televisión nacionales para aparecer en sus shows.

La carta en cuestión, que Livingston leyó en directo antes de realizar su crítica, rezaba lo siguiente: “Hola Jennifer. No acostumbro a ver tu programa, pero hoy lo he hecho y me ha sorprendido que tu condición física no haya mejorado después de tantos años”.

“No eres un ejemplo para los jóvenes de nuestra comunidad, especialmente para las chicas. La obesidad es una de las peores elecciones que puede tomar una persona y uno de los hábitos más peligrosos. Espero que reconsideres tu responsabilidad como personalidad de la vida pública local y pases a promover un modo de vida saludable”, concluía.

Livingston, de 37 años y madre de tres niñas, interpretó el mensaje del telespectador como una agresión por escrito contra su persona, y no dudó en calificarle de acosador y en responderle en directo justo después de leer la misiva.

“Octubre es el mes internacional contra el “bullying” y este es un problema que cada día va a más en nuestras escuelas -aseguró la presentadora-. Las palabras de este hombre no significan nada para mí, pero lo que realmente me enfurece es que cada día hay niños y niñas que reciben e-mails como el mío o incluso peores”.

“A la persona que me escribió: ¿Crees que no soy consciente de que tengo sobrepeso? ¿Crees que tus palabras crueles van a hacerme ver la luz?”, espetó en directo al autor del correo electrónico. “No me conoces, no eres mi amigo ni familiar, no sabes nada sobre mí”, sentenció.

“Si en ese momento, en casa, estabas hablando de la presentadora gorda de las noticias, probablemente cuando tus hijos vayan a la escuela llamen “gordo” a alguno de sus compañeros”, alertó.

“Tenemos que dar ejemplo a los jóvenes. Somos mejores que ese e-mail. Somos mejores que los “bullies” que tratan de hundirnos”, concluyó un discurso de más de tres minutos que ha logrado revolucionar las redes sociales en EE.UU. y todo el mundo.

(Agencia EFE)

 

Según datos de Unicef, el 60% de los chicos son víctimas del “acoso escolar”

Noticia de  DIARIODEMOCRACIA.COM

Un caso en Córdoba, donde dos adolescentes atacaron a otra y le cortaron la cara a la salida de la escuela, vuelve a poner el foco en el hostigamiento entre pares, un fenómeno que ya trasciende al ámbito educativo y comienza muchas veces en las redes sociales.

Una chica de 15 años sufrió importantes cortes en su cara luego de ser atacada por dos adolescentes a la salida de la escuela, el lunes último, en Río Cuarto, Córdoba.
Según los padres de la víctima, Agostina tuvo que ser intervenida quirúrgicamente en dos oportunidades producto de las heridas recibidas.
Gabriela, la mamá de la menor, relató: “Las agresoras son dos chicas que mi hija conocía por Facebook, no las conocía personalmente. Antes del ataque ellas habían amenazado a Agostina con golpearla, pero nunca pensamos que la situación pudiera llegar a tanto”.
La mujer también dijo que el elemento con el cuál atacaron a su hija es “un objeto filoso y cortante” y manifestó que, luego de las dos intervenciones, la médica que la atendió les dijo que “podría haber sido mucho peor ya que el corte se lo hicieron sobre el lateral izquierdo de la cara muy cerca de los músculos faciales”.
Por su parte, Ariel, el papá de Agostina confirmó que su hija ya fue dada de alta pero que “ha tenido una crisis nerviosa” producto de esta situación. “Ella tiene mucho miedo y no quiere salir a la calle. Nosotros estamos indignados y nos sentimos impotentes porque no sabemos qué hacer”, sostuvo Ariel.
Mientras tanto los padres confirmaron que hicieron la denuncia ante la Policía y esperan que la Justicia tome cartas en el asunto. “Esperamos que este hecho no se vuelva a repetir porque hoy nos tocó a nosotros pero mañana le puede tocar a cualquiera”, dijeron.

Acoso escolar homofóbico. Solos ante el peligro

Hace solo unos días, 653 adolescentes y jóvenes lesbianas, gais y bisexuales han alzado su voz y nos han hablado del acoso homofóbico que han sufrido en sus escuelas. ¡653!  El 43% de ellos nos ha dicho que tuvo la idea de acabar con su vida; el 35% llegó a planificar dicho suicidio; el 17% lo llevó a la práctica. Algunos en varias ocasiones. Repasad las cifras… repensad las cifras…

Estas cifras son personas y para estas personas romper el silencio no ha sido fácil. El 82% ni siquiera llegó a contar a sus familias el calvario que estaban o están padeciendo. Un calvario que han “merecido” por ser o por parecer. Y ahora se han atrevido a romper esa ley terrible de silencio impuesto para participar en el estudio “Acoso escolar homofóbico y riesgo de suicidio de adolescentes y jóvenes lesbianas, gais y bisexuales” , presentado esta semana por la FELGTB y COGAM. En este informe terrible, demoledor, contundente como un puñetazo en la boca del estómago, han participado chicas y chicos de entre 12 y 25 años de 129 municipios españoles. Y son sólo la punta del iceberg… Nos dicen que en las escuelas españolas se maltrata cruelmente a quienes no se ajustan a las normativas de género. Al chico que parece poco masculino. A la chica que se percibe como escasamente femenina. A quien mueve la mano más de la cuenta. A quien se enamora de la persona equivocada. Se les maltrata.

Hay que leer ese estudio. Es preciso escucharles, atender sus relatos de horror, de impotencia y de rabia. Quienes tienen la responsabilidad de educar -que no simplemente enseñar- no pueden ignorar un documento como este: deben conocerlo, sacar conclusiones. Tal vez así el Ministerio de Educación no suprima la lucha contra la homofobia del currículo escolar. Tal vez así las Consejerías desarrollen planes urgentes de combate de una lacra que deja cada año muchas víctimas mortales. Tal vez así, el profesorado se dé cuenta de que no se puede mirar hacia otro lado: el 11% de estos chicos afirma que su acosador, su verdugo, fue, es… alguno de sus profesores… (“¿No eres gay?, cámbiate en el vestuario de chicas”, le espetó un profesor a un alumno acosado).

Con estos datos en la mano se confirma la hipótesis del estudio: el acoso escolar homofóbico genera unos sentimientos de desesperanza que llevan con frecuencia a la ideación, la preparación y el intento de suicidio. Según estudios recientes, el 60% de los alumnos gais o bisexuales sufre violencia homofóbica en las escuelas. Si un 17% de estos llega a intentar quitarse la vida, ¿cuántos lo logran? ¿De qué cifras terribles estamos hablando? Ningún estudio sobre suicidio en España estudia la variable de acoso escolar homofóbico en profundidad. Y, sin embargo, los resultados de esta investigación fundamental muestran indicios de que ese acoso específico podría ser una de las principales causas de suicidio entre jóvenes en nuestro país.

En esta España avanzada legalmente y -parece ser- socialmente, sigue existiendo un agujero negro en la igualdad real. El hecho de que Aída, la popular serie, tenga en Fidel, un adolescente gay, a uno de sus protagonistas no debe engañarnos. Para los niños y adolescentes sigue siendo un martirio ser o parecer diferentes en cuestión afectivo-sexual. No hay una estructura que les proteja, que les diga que estén tranquilos, que aprendan a conocerse sin despreciarse a sí mismos, sin miedo a ser rechazados, sin pánico a perder el afecto familiar. En la escuela perciben un silencio vergonzante, un omnipresente “maricón” como el peor de los insultos, perciben una relajación -léase pasividad-  pavorosa ante la broma o la agresión por homofobia.

Ante estos datos, ante estos gritos de angustia, se dice con frecuencia que los niños son crueles por naturaleza, que cualquiera que es diferente lo pasa mal… Eso es seguir echando tierra sobre un asunto incómodo: lo cierto es que el acoso homofóbico es una suma de estigmas: al estigma de ser víctima se suma el estigma inconfesable de ser evidenciado como homosexual o bisexual. Y, además, -y esto no sucede en la mayoría de los motivos de acoso-   se suma el miedo, en ocasiones insuperable, a que la familia conozca el motivo del bullying.

Un simple ejemplo ilustra esta diferencia. Han coincidido en el tiempo este estudio que comentamos y otro de la OCU sobre acoso escolar en general. En este último, el 11% de las personas que reportaban haber sufrido acoso habían ideado el suicidio. En el que nos ocupa, centrado en acoso escolar homofóbico, esta suma asciende al 43%. Las cifras están allí, tozudas, no es lo mismo… Seamos sinceros: en nuestra sociedad no tiene la misma categorización ser un niño diferente por muchos motivos que ser un niño que posiblemente llegue a ser gay, bisexual, lesbiana… o transexual… Nos falta por hablar de los/las menores transexuales, cuya situación es, todavía, de mucho mayor abandono.

Esto es lo que hay, guste o no guste, nos enfrente o no a contradicciones ideológicas. ¿Qué piensa hacer ante tanto sufrimiento, señor Wert? ¿Para cuándo una legislación precisa que proteja sin ambigüedades las diferencias afectivo-sexuales?, ¿cuánto va a tardar en desarrollarse un plan urgente de prevención del acoso homofóbico y del riesgo de suicidio?, ¿cuándo se va a formar al profesorado para que sea capaz de comprender que en las aulas, en todas las aulas, la diversidad afectivo-sexual es una realidad?

Una niña de 13 años se suicida por sufrir acoso escolar

TELECINCO.ES

Sus compañeras de colegio le pegaban chicles en los libros

Su taquilla apareció pintada con insultos como ‘puta’

Rachel Ehmke se suma a la lista de jóvenes que han terminado suicidándose por sufrir acoso en la escuela. La joven, de 13 años de edad no soportó la pesadilla que vivía en su escuela de Mantorville (Minesota) y se ahorcó en su casa.

Según informa el Huffington Post,la familia de Rachel y sus amigos aseguran que la joven era víctima de acoso escolar y estaba siendo intimidada por parte de sus compañeros de clase. Al parecer, la joven se encontró chicles pegados a sus libros y la palabra puta escrita en su taquilla del gimnasio.

Sus amigos aseguran que Rachel era deportista, extrovertida y amigable mientras que las niñas que la acosaban la insultaban llamándola prostituta, a pesar de que nunca había besado a un chico.

Dos días antes de que la joven se suicidara, alguien difundió un texto anónimo en la escuela en el que decían que era un puta y que había que conseguir que dejara el colegio, explican los padres de uno de los estudiantes al citado medio. El texto fue trasladado a las autoridades que llegaron a la conclusión que venía de alguien que no estudiaba en la escuela.

Pero después de que el texto fue reportado a las autoridades, se remontan a alguien que no era un estudiante en la escuela, según Radio Pública de Minnesota. La política de intimidación del distrito prohíbe las amenazas tanto en persona como en línea, y promete investigaciones dentro de 24 horas de cualquier caso de intimidación informó.

Al parecer, Rachel había contado a sus padres la pesadilla que sufrió, pero les pidió que no dijeran nada a los responsables de la escuela por miedo a que la situación empeorase. El padre de la pequeña, en cambio, culpa al centro de no tomar las medidas oportunas cuando supieron lo que ocurría.

Elvis Crespo lucha contra el acoso escolar

UPI.COM

El cantante Elvis Crespo estrenó esta semana su nuevo video Yo no soy un monstruo donde envía un mensaje contra el bullying o acoso escolar.
En el clip se muestra la historia de dos adolescentes en la secundaria en la que estudian y sufren de burla por parte de sus compañeros debido a su aspecto físico”, resaltó Crespo, en declaraciones escritas.


Afirmó, también, que al final de la trama del videoclip, los estudiantes logran destacarse por sus valores y se enamoran.
“Como seres humanos debemos estar conscientes y orientar a nuestros niños sobre el bullying. Este vídeo es la representación del mensaje que yo quiero llevar a nivel mundial”, puntualizó Elvis Crespo.

Anoréxico por el acoso escolar que sufría

telecinco.es

  • Marc Corn es incapaz de comer alimentos sólidos y se alimenta de líquidos y mousses
  • Ahora pesa alrededor de 50 kilos pero cuando tenía 14 años llegó a pesar más de 107
  • Con ayuda de sus padres está empezando a recuperarse

Después de ser acosado en la escuela, Marc sólo es capaz de comer alimento líquido. Así, este joven británico de Basildon, tan sólo ingiere mousses y natillas para alimentarse.

A sus 23 años, pesa alrededor de 50 kilos y teme comer alimentos sólidos que le hagan engordar, según publican algunos medios como The Sun.

“Cuando tenía 14años pesaba más de 107 kilos y estaba atormentado por los que me llamaban gordo”, asegura el propio Marc.

“Entonces dejé de comer alimentos sólidos y empecé a sobrevivir con latas de Coca Cola”, según ha comentado

“Estoy muy delgado, porque puedes ver cómo sobresalen todos mis huesos, pero prefiero que me vean así a sentirme gordo”, asegura.

“Peso alrededor de 50 kilos, apenas comía nada, pero ahora con la ayuda de mi familia estoy en el camino correcto hacia la recuperación”, se muestra orgulloso.